Recuperar el Hábito de Ahorrar

No nos lo ponen fácil para ahorrar. Empezando por el constante bombardeo publicitario que nos induce a consumir desmedidamente, las facilidades para gastar, las entidades financieras no remuneran los ahorros de los clientes y, hablando en términos macroeconómicos, el consumo es quien tira de la economía de los países.

Esta falta de estímulos para ahorrar afecta gravemente a la economía de las familias, los ingresos mensuales son generalmente estables; pero los gastos varían. Unos meses se gasta menos y al final ahorramos algo. Otros meses los gastos son mayores que los ingresos y se recurre al ahorro de meses anteriores para pagarlos. Y así vamos tirando mes a mes; pero sin llegar nunca a controlar la situación. Los problemas surgen cuando se suceden meses en los que los gastos superan a los ingresos. Cuando se agotan los ahorros no hay más remedio que pedir dinero prestado para atender los pagos. Nos endeudamos.

Tengamos en cuenta que el dinero conseguido por un préstamo o un crédito no es un dinero extra, es gastar hoy los ingresos de mañana, lo que nos deja con menos dinero para cubrir los gastos futuros, por lo que, si no tomamos medidas, nos endeudaremos aún más para cubrirlos, cayendo en el SOBREENDEUDAMIENTO.

Vivir con la fórmula “GASTOS = INGRESOS + ENDEUDAMIENTO” nos arrastrará a un deterioro importante de nuestra salud financiera y también afectará a nuestra salud física y mental.

Sin embargo, si conseguimos Ahorrar cada mes estaremos sentando las bases para evitar el endeudamiento descontrolado. Porque no todos nuestros ingresos los habremos gastado. Tiene su esfuerzo pues nos habremos planteado si el gasto que vamos a realizar es necesario o superfluo y no habremos sucumbido a la inmediatez: es necesario realizarlo ya o puede esperar un tiempo.

¿Cómo se puede ahorrar?

Aplicando la fórmula “GASTOS = INGRESOS – AHORRO”.

¿Cómo adquirir el hábito?

  • Encontrar una motivación, las metas del Ahorro: un viaje, un coche, estudios, jubilación o crear el Fondo de Emergencias. Este último fundamental para hacer frente a los gastos imprevistos.
  • Convertir el Ahorro en el primer gasto. El mismo día que recibamos el ingreso de fondos apartar la cantidad a Ahorrar a otra cuenta o lugar dónde no sea fácil tocarlo.
  • Comenzar con metas sencillas de alcanzar: Ahorra un 5% de tus ingresos. Si lo consigues aumenta el porcentaje
  • Involucra a toda la familia. Seamos responsables e inculquemos este hábito a nuestros hijos desde pequeños.
  • No eches en saco roto tu dinero y tampoco estos consejos.

Cuando ahorras un poco, siguen grandes cosas