OTRO TALLER VIRTUAL DE EDUCACIÓN FINANCIERA CON ESTUDIANTES

Al primer taller virtual de Educación Financiera celebrado el 7 de octubre han seguido otros tres más, dos el 8 y uno el 9, y todos con el mismo éxito. Estos talleres también se enmarcan dentro de las actividades que con motivo del Día Nacional de la Educación Financiera promueve la Fundación Cajasol. Han sido las clases de Primero de Bachiller del IES Santa Aurelia de Sevilla y el IES Villarrubia de Córdoba. Sus clases están desdobladas, de tal forma que un día asiste la mitad presencialmente a casa y la otra al día siguiente.

Las nuevas condiciones en los centros escolares provocadas por la pandemia de la Covid-19 han llevado a esta situación de asistencia y a replantear las actividades del Programa Educativo de la Fundación Cajasol, ante la imposibilidad de la salida de los estudiantes de sus centros y de interactuar con otros. Tampoco es posible la asistencia a los centros por parte de terceras personas.

Por ello, la forma más adecuada ha sido el desarrollo virtual de los talleres en las clases. Gracias a las nuevas tecnologías se ha podido entrar en las aulas.  Gracias al esfuerzo por parte de los voluntarios/as de la Fundación Cajasol que lo han ideado, de los monitores que lo han desarrollado, de la colaboración del profesor de la clase y de la participación de los estudiantes que se han involucrado en él. Estudiantes de Primero de Bachillerato del IES Santa Aurelia de Sevilla y del IES Villarrubia de Córdoba.

A los estudiantes se les planteaba un caso real financiero: poner en marcha un Presupuesto de una familia que, a pesar de contar con suficientes ingresos, terminaba el mes en número rojos. Tenían que organizarle las finanzas a esta familia.

La teoría y conocimientos básicos se consiguen a través de preguntas a las que respondían eligiendo entre cuatro posibles respuestas. En esta parte contaban con la aplicación KAHOO y con sus móviles que les permitía responder a las cuestiones planteadas. Ha sido una sorpresa que les dejaran sus móviles en clase para resolver el caso.

Cada paso que tenían que dar para resolver el caso planteado tenían que acceder por un sobre en el que se les daba instrucciones y cuadros que rellenar con gastos e ingresos que analizar y tratar. El misterio de los sobres ha funcionado.

Finalmente, todos han conseguido que la familia del caso pudiera llegar a final de mes sin muchos problemas y además consiguieran ahorrar y cada uno con sus propias propuestas sobre qué gastos actuar y en qué cantidad.

También hay que destacar que el taller se ha desarrollado en menos de 55 minutos que dura la clase, pues las medidas para cambio de clase y andar por los pasillos son muy estrictas. No hubo tiempo de cortesía.

Los estudiantes han estado muy implicados desde el principio y muy participativos. Han acogido muy favorablemente la metodología, las nuevas tecnologías y el uso de sus móviles en clase.

Seguiremos con nuevos talleres en esta línea.