Reduce los gastos para aumentar ahorro y evitar deudas

Debemos revisar nuestro Presupuesto cuidadosamente para encontrar cualquier gasto que pueda permitirnos reducirlo o eliminarlo por completo.

Clasifiquemos los gastos, con el criterio anterior:

  • Obligatorios: Los que no podemos dejar de pagar ni de variar su importe (hipoteca, alquiler de la casa, comunidad…)
  • Necesarios: Los que podemos reducir; pero no eliminar (electricidad, comida, transporte…). Podremos reducir el consumo.
  • Ocasionales: Los que podemos eliminar. Son esos gastos que en caso de necesidad si se eliminan no tienen consecuencias.

Esto ayudará a reducir los gastos totales en nuestro presupuesto, dejando más ingresos para ahorrar y pagar deudas. También nos ayudará a evitar realizar nuevos endeudamientos.

En una economía inestable no dar este paso y asumir nuevas deudas de tarjetas de crédito, créditos rápidos o descubiertos en cuentas bancarias, es algo arriesgado. Lo que menos necesitamos son facturas más altas, incrementadas por los altos intereses de estas financiaciones, que consuman ingresos del Presupuesto.

Debemos liberar la mayor cantidad de efectivo posible para aumentar nuestros ahorros y acumularlos en un Fondo de Emergencia.