MITO: Si no podemos pagar nuestro crédito, siempre podremos renegociar las condiciones pactadas cambiando el tipo de interés o aplazando los pagos.

Lo ideal cuando no se puede hacer frente a una cuota del crédito es hablar con la entidad financiera. De lo contrario, dejar de pagar la cuota sin más puede acarrear “graves problemas”.

MITO: Si no podemos pagar nuestro crédito, siempre podremos renegociar las condiciones pactadas cambiando el tipo de interés o aplazando los pagos.

Si aceptamos un crédito o préstamo, firmamos un contrato por el que nos comprometemos por escrito a devolver todo el dinero, más intereses y otros gastos, en unas condiciones especificadas.

La renegociación, por lo general, no es algo con lo que debamos contar, pues no está escrita en las condiciones firmadas.