¿Realmente necesitamos un préstamo?

Para contestar esta pregunta, podemos respondernos a estas otras:

  • ¿Necesito ahora el dinero o puedo esperar hasta ahorrar lo suficiente y pagarlo en efectivo?
  • ¿Cuánto voy a pagar de intereses, comisiones y gastos? Es decir ¿Cuánto más me va a costar comprarlo en lugar de comprarlo en efectivo?
  • ¿Podemos permitirnos los pagos mensuales del préstamo junto con los gastos habituales del mes?
  • ¿Podría conseguir condiciones mejores?